El consejo de Ministros aprobó el pasado día 24 de Abril una serie de medidas destinadas a fomentar el trabajo autónomo. Estas medidas, que pasaré a detallar, homogeneizan distintas actuaciones que ya se estaban llevando a cabo para sectores de población delimitados en función de la edad. Por tanto, se universalizan políticas que hasta el momento solo se aplican exigiendo requisitos específicos.

La primera de estas medidas supone la posibilidad de compatibilizar el cobro del paro con el inicio de la nueva actividad durante un periodo de 9 meses. Se amplía así a todos los autónomos, ya que hasta el momento tan solo podían acceder a esta opción menores de 30 años.

Otra de las actuaciones que han sido aprobadas es la universalización de la posibilidad de cobrar el 100% de la prestación por desempleo, a través de tres posibilidades: la capitalización en un pago único, destinar una parte al abono de las cuotas de autónomo y cobrar otra parte o, por último, destinar el total de la prestación por desempleo a las cuotas de la seguridad social.

En caso de que se prefiera no capitalizar la prestación por desempleo, se abre la posibilidad de aplazar hasta 5 años la prestación para aquellos desempleados que inicien una nueva actividad generando un alta en el régimen de autónomos, así se mantiene dicha protección en caso de abandonar el proyecto iniciado.

Una de las medidas que mejores críticas ha suscitado es la ampliación de la tarifa plana para aquellos autónomos que contraten. Este hecho implica un gran cambio respecto a la legislación anterior, puesto que hasta el momento los autónomos que contrataran a trabajadores no podían acogerse a esta reducción en sus cuotas.

Por último, se pretende garantizar la conciliación familiar y la protección de los autónomos económicamente dependientes (TRADE), mediante la posibilidad de contratar a un trabajador para sustituirle en caso de paternidad o maternidad o cuidado de personas dependientes durante un año.