fbpx

Ante un concepto como el de políticas activas de empleo, que abarca una gran cantidad de medidas bajo una misma denominación, cobra especial importancia realizar una delimitación conceptual detallada.

Atendiendo a una de las definiciones institucionales del objeto de estudio, la Ley 56/2003, de 16 de Diciembre, de Empleo, en su Artículo 23, define las Políticas Activas de empleo como:

“el conjunto de acciones y medidas de orientación, empleo y formación dirigidas a mejorar las posibilidades de acceso al empleo, por cuenta ajena o propia, de las personas desempleadas, al mantenimiento del empleo y a la promoción profesional de las personas ocupadas y al fomento del espíritu empresarial y de la economía social.”

El carácter de promoción y fomento del empleo de las políticas activas de empleo hace que, ante un contexto de crisis económica como el que atraviesa la economía, se debería esperar un aumento de las mismas con la finalidad de paliar los efectos negativos de la situación vivida. Un hecho que es fácilmente contrastable a través de los datos.

Evolución paro registrado 1990-2014

Los datos recogidos en el gráfico son extraídos de los archivos publicados en el Servicio Valenciano de Empleo y Formación (SERVEF), que plasma el número de inscritos a lo largo de los años presentados. Como se observa, el paro experimenta un crecimiento no experimentado hasta la fecha desde el año 2008, llegando a su punto álgido en 2013, con un aumento del 300% respecto a 2007, que en el caso de l’Horta Sud es superior.

Frente a estos datos, llama la atención la coincidencia en el tiempo de los siguientes datos respecto a las políticas activas de empleo:

Presupuestos anuales políticas activas de empleo

En el caso de los presupuestos de políticas activas de empleo, la fuente vuelve a ser el SERVEF, sin embargo han sido extraídos de las memorias del organismo en cuestión.

La evolución es llamativa, como se adelantaba, ya que 2009 marca el punto de inflexión en el que los presupuestos empiezan a descender, hasta el 2012, año en que los recursos destinados a estas políticas activas representan el 36,63% en la Comunitat Valenciana y un 33,72% en la provincia respecto al año 2007.

Las propuestas de contención del gasto público y austeridad económica parecen el motivo de este importante recorte en políticas activas de empleo. Un hecho que choca frontalmente con la teoría y la propia legislación, tanto europea como nacional, que defienden estas políticas como el motor para la recuperación del empleo.